domingo, 30 de mayo de 2010

No security-40 Talisterna



Ya hacia un tiempo que no subia algo de crust al blog, asi que aqui les dejo una de las mejores bandas y mas influyentes dentro del genero, tambien ha influido demasiado en el grindcore y la verdad es que su ritmo rock and rollero acelerado la convierten en una banda clasica del crust.

TrackList:

1. Hycklarfolket.
2. Yttrandefrihet.
3. 40-Talisterna.
4. Falsk Protest.


miércoles, 19 de mayo de 2010

Kante pinreliko-Que la oscuridad te ilumine




A peticion de alguien pongo el nuevo disco de kante pinreliko.

TrackList:

1. La puta de satan.
2. Garrote vil.
3. La noche de los muertos vivientes.
4. Ladron de cadaveres.
5. Norman bates.
6. El cirujano.
7. Esto no es la mantanza en texas.
8. Donde la luz no llega.
9. El regreso de los muertos vivientes.
10. Licantropia.
11. Nuevo mundo radioactivo.
12. No contestan.
13. Viaje alucinante.
14. La charca de los horrores

Saludos!! y si os ha gustado dejad el comentario.

viernes, 14 de mayo de 2010

Horror vacuii-Todos los colores de la oscuridad (EP)



Aqui el nuevo EP de horror vacuii, una banda de post punk con algo de rock. Un disco muy recomendado, especialmente el primer y tercer tema.

Tracklist:
1. Todos los colores de la oscuridad.
2. Con las manos vacias.
3. Los espejos viven.
4. El acto(Paralisis permanente cover).


martes, 11 de mayo de 2010

Eyaculacion post-mortem-De los muertos y sus costumbres



La verdad no sabria como definir su estilo de musica, es algo complicado...pero realmente se puede decir que tienen su propio estilo. Diria que es una especie de electro post punk, aqui os dejo uno de sus discos, muy recomendado.

Tracklist:

1. La muerte de Bastian.
2. Gusanos.
3. Ectoplasmatica.
4. La maquina de matar humanos.
5. Dejad que los niños se acerquen a el.
6. Doctor frankenstein.
7. La momia.
8. Me cago en mi puta vida.
9. Tu vienes de negro y nosotros volvemos de gris.
10. Experimento EPM.


Crónica negra-Maqueta



Otra banda enigmática, perteneciente a la movida oscura de españa.

Tracklist:

1. Germenes nocivos.
2. Brujas.
3. Visiones.
4. Entusiasmo flagelado.
5. Radio caribu (sintonia).



Comentene :D

sábado, 8 de mayo de 2010

La peste negra-Thanatopia



Ultimo disco que ha salido de esta excelente banda.



TrackList:
1. No me parece ni bien ni mal.
2. La escalera.

3. Prihibido suicidarse en primavera.
4. Vida telequinetica.




viernes, 7 de mayo de 2010

Calle 58 (cuento de Escritos Abstractos)

1.

Toda la gente estaba perpleja ante la reacción que había tenido aquel muchacho frente a su enemigo; estaba agotado y mirándolo de una manera ominosa como si quisiera en el fondo completar lo que había comenzado, mientras, su enemigo se sentía cohibido por los golpes que se le habían propinado en distintas partes de su cuerpo, imagino yo que después de aquella agresión pocas personas son capaces de seguir luchando; seguramente si alguien lo hiciera tendría que estar envuelto por la ira mas desquiciada que el lector se pudiese imaginar. Al lado de todo este pleito se había formado una multitud extremadamente perturbadora para mi, todos como seres humanos que somos, buscábamos satisfacer nuestras curiosidad viendo con nuestros ojos que era lo que estaba ocurriendo allí; empero, habían otras personas quienes de manera discreta buscaban observar el problema, imagino yo que temían que alguien les pudiese catalogar de chismosos.

Pasada unas horas, y entre unos fuertes clamores por parte de las autoridades; los dos jóvenes participantes del conflicto resultaron por separarse y fueron llevados inmediatamente a un centro “asistencial” para este tipo de problemas, digo “asistencial” en el sentido en que me he dado cuenta que en aquellos lugares los jóvenes se hacen mas y mas amargados; lo se casi que por experiencia propia, cada ves que paso al lado de esas instalaciones siempre se escuchan ruidos extraños; azotes y en ocasiones unos gritos desesperados tan agobiantes que podrían hacer cambiar en mil colores a una persona con los nervios débiles. Es un lugar un poco pequeño, que a decir verdad, aunque jamás he entrado allí supongo que por su tamaño tiene muy pocas habitaciones y quizás cada una de estas no lo suficientemente grande como para albergar a mas de dos personas, no me explico entonces porque cada ves a la hora de la visita siempre veo mas y mas gente; como si todos los jóvenes criminales fuesen llevados a ese mismo lugar. Empero, sépase que lugares como este hay en toda la ciudad; recuerdo de niño cuando pasábamos al lado de un calabozo donde perfectamente se podía ver la agonía de cada uno de los prisioneros, algunos con una risa perversa de tanto esperar allí pudriéndose entre gusanos; otros con caras tristes esperando algún día en que pudieran salir de ese infierno, solo hay una diferencia entre este lugar y el que he descrito previamente; como he dicho era un calabozo y por tanto solo hombres adultos eran los únicos que eran llevados a aquella mazmorra, el otro lugar; era un centro de reclusión de jóvenes y por mas maligno que fuese cada uno de ellos, me parecía injusto que fueran sometidos a tales castigos como los que me imaginaba al pasar sobre la calle 58. Así es, aquella calle donde se dice que muchas veces se pueden escuchar las voces fantasmagóricas reprimidas entre la hierba del lote desierto que se deriva en una esquina de esta.

No mencionare el nombre del lugar infame donde se desata tanta opresión; solo diré que es aledaño a mi hogar y muchas veces he tenido la oportunidad de comprobar que en esas instalaciones ocurren cosas inhumanas. Me tomare entonces la tarea de especular frente a cada una de las sensaciones que siento al pasar sobre la frio negra edificación.

Curiosamente, esta ubicada en frente de la puerta de un colegio de monjas, y detrás también existe un colegio infantil; se podría decir que son hospicios, pero aquel lugar donde estudian las monjas es de una jerarquía demasiado alta; en las limitaciones con el colegio infantil se puede encontrar una puerta cuadrada de dimensiones mas o menos suficientes para que un vehículo pudiese atravesarla; una puerta que jamás he visto abierta, encima de esta sobresale una reja oxidada y maltratada por la lluvia; no mucho mas ancha que la puerta que hay debajo, de echo se supone que aquel lugar que acabo de describir es el perímetro de un patio que mas haya de las paredes que puedo observar. A su lado derecho, se despliegan tres pisos de los cuales extrañamente solo el ultimo tiene una ventana accesible a la vista; únicamente se que los otros dos que residen debajo de este son otros pisos, por mera y simple lógica; seguidamente encontramos un jardín lleno de maleza y descuidado por los que dirigen el lugar, empero, el jardín solo es una pequeña parte de un rectángulo grande que se dibuja en el suelo con diferente baldosa; un piso ya demasiado resquebrajado demostrando la antigüedad de las instalaciones. Al fondo de la figura ya dicha se encuentra la puerta principal, donde entra cualquier criminal o visitante; en una silla antes de llegar a traspasar las paredes se puede ver a un vigilante demasiado obeso que la verdad nunca he visto que se mueva de ese mismo lugar, he llegado a pesar que esta muerto y sus amigos no quieren dejar que su cadáver abandone su oficio. Luego; entre la hierba se desliza la forma mas siniestra del edificio; una serie de habitaciones que no son mas altas de 3 metros de altura, pero cada una con las ventanas perfectamente selladas, antaño, existía otro portón similar al que describí primeramente; pero fue sellado totalmente con ladrillo, los oficiales que operan allí dentro me dijeron que solo querían construir una habitación mas, mas sin embargo; sospecho que lo estaban haciendo porque no querían que alguien se fugara.

Ya he descrito totalmente la estructura de ladrillo antiguo y pintura amarilla, que existe desde mucho tiempo atrás.

Cada noche que transcurro por la calle 58, se puede escuchar perfectamente el horror de las personas que están metidas en aquel hueco; recuerdo la semana pasada, había una persona que gritaba desesperadamente y suplicaba ante su compañero de celda: -¿Qué quieres hacer hijo de puta?- seguidamente sus suplicas fueron acompañadas por orgásmicos gemidos de placer, perpetuados imagino yo por aquel violador. Es deprimente pensar que en esos lugares hay mentes tan retorcidas capaces de agredir sexualmente a uno de sus compañeros. La sensación que sentí al caminar al lado de aquel lugar fue como si estuviera cayendo en un laberinto donde mis ideas se convirtiesen en paredes solidas, y una sombra se escabullera por el suelo; una sombra que perfectamente se podría calificar como la manera más pura del miedo, el terror. La manera en que escuchaba actuar al violador me parecía indignante, solo una persona desconectada totalmente de la realidad se podría excitar con el horror que el mismo producía. Por un instante mi mente se desconecto y a base de las palabras lanzadas al aire, como si fuesen una clave Morse para mi interior; me hice la imagen de lo que ocurría allí dentro.

Una celda donde el agua goteaba por las paredes llenas de escritos y planes de escape o de tortura; quizás algunas partes donde los sentimientos reprimidos formaban parte de la literatura callejera, en la cama se encontraba mi compañero, era algo excéntrico; desde el momento en que llegue siempre pude denotar la manera morbosa en que me miraban sus ojos, una manera siniestramente pervertida que la verdad me producía mucha estupefacción. Claro esta, ningún loco es tan obvio, y recuerdo que cada ves que el notaba algo extraño en mi manera de mirarlo camuflaba sus comportamientos con bases de simples bromas, observaba por la ventana fijamente a una persona que deambulaba por la calle 58, mientras uno de mis ojos continuaba pegado a mi alrededor de la celda. Llevaba pocos días en ese lugar, me habían llevado por consumir drogas; no era ninguna clase de persona con intenciones macabras, o alguien que fuese atrapado por intentos de homicidios o extracción de objetos ajenos como la mayoría que me rodeaban, simplemente era por haberme encontrado con una cantidad inadecuada de drogas. Nunca en mi vida acostumbre a consumirlas, solo lo hacia cada ves que me sentía eufórico; empero, ese día me atraparon pues la droga que guardaba ni siquiera era mía.

Esperaba angustiado la llegada de mi madre o de mi padre, eran dos personas que vivían en su propio mundo laboral y pocas veces se preocupaban por lo que me a mi me pasara, empero, pensaba que el solo hecho de tenerme en un hospicio como este los iba a asustar y rápidamente irían a por mi libertad. No conseguía dormir, la persona con la que compartía mi prisión era alguien con antecedentes demasiado funestos y la verdad no quisiera arriesgarme a descuidar mi seguridad, cada ves que le miraba a los ojos sentía como su detrás de sus pestañas se escondieran sus pupilas quienes jugaban con mi figura; sentía que en su mente, aunque no me pudiera ver, pasaban millones de ideas de tortura para conmigo, y la verdad hubiese querido primero una muerte lenta que lo que me paso aquel día. Después de haber pasado ya demasiado tiempo, eran aproximadamente las doce de la noche; miraba en la ventana y aquella persona seguía fija en ese lugar, sentado como si estuviese esperando algo. Veía como una niebla espesa se apoderaba de la calle 58, dejando a su paso que los espectros de la noche complacieran sus intensiones diabólicas de espantar a cualquier individuo que se atravesara en su camino, poco entendía del misterio local de la calle 58; muy poco la verdad, todos en la ciudad alguna ves hemos visitado su pavimento desierto, pues muchas veces en tiempos de construcción se convierte en un camino alternativo para ir hacia el norte. Derroche la mayoría de la noche intentado resolver el misterio que invadía el perímetro que me rodeaba; sin respuesta lógica alguna, pues los hechos sobrenaturales se dieron en un momento tan repentino que cada día que transcurre en la ciudad sabemos de un caso mas antiguo sobre la calle 58, nadie sabe realmente quien ha podido morir sobre su agrietados andenes.

Me percate de la manera recatada en que mi compañero me estaba observando, enseguida no supe que hacer; pensé en disimular también y hacer como si no me hubiera fijado en el, pero era demasiado tarde, su figura deforme se abalanzo contra mi con una fuerza descomunal y en menos de un segundo mi cuello estaba aferrado en sus brazos, rápidamente bajo su vestimenta y lo hizo con la mía, yo me retorcía de esa manera desesperada en que cualquier animal lo hace cuando se siente amenazado, mi mente estaba en un blanco perpetuo y no podía pensar en nada que no fuera escapar de esa escena. Cuando estuve desnudo frente a el, prosiguió por insertarme su genital en mi trasero; pude sentir el dolor que me producía eso, era como si estuviera defecando un excremento demasiado grande; sin vacilar frente a su manera de aprisionarme prosiguió a moverse de adelante hacia tras como se hace en toda relación, yo por mi parte me sentía atormentado por los instantes que estaba viviendo, mas haya de cualquier dolor corporal que estuviera sintiendo; mas haya de los golpes que me propinaba cada ves que se acercaba a un orgasmo, me sentía como si siempre hubiera estado solo en toda mi vida, de repente veía que todas las personas que me hablaban o decían preocuparse por mi se alejaban lentamente dejándome tirado en el suelo con mi alma en las manos. El victimario me volteo de frente, y yo sin tener alguna voluntad; me obligo a llevarme su miembro a mi boca, recuerdo su sabor amargo como la cosa más asquerosa que he llevado a mi lengua, se podría decir que hubiera sido mas suntuoso haber consumido eses fecales. Finalmente antes de terminar su acto despreciable volvió a insertar su pene en mi trasero, pero esta ves lo hizo de una manera más agresiva lo cual me llevo a sentirme mas humillado; sus golpes llegaron a ser tan fuertes que produjeron serios moretones en mi cuerpo, y como si fuese poco al final de la violación; un extraño placer se apodero de mi cuerpo en el momento que el llegaba a su orgasmo final.

Pensar en todas esas cosas me aterrorizo de una manera indescriptible, cuando hubo terminado el gemido de placer y el ruego que le acompañaba; intente ignorar cualquier manifiesto de preocupación y miedo, con la mirada fija sobre el techo del lugar y viendo como escapaban varios de los villanos de la ciudad proseguí a mi casa, pero me vi interrumpido por alguien que estaba sentado a las puertas del colegio de monjas; hasta ahora había notado que ese vago me observo durante todo el tiempo en el que estuve pasmado y pesando sobre lo que pasaba.

2.

Apenas estaban empezando las obras que extenderían a la ciudad hacia la parte norte; había mucha confusión y la verdad eran pocas las vías que se encontraban completamente en buen estado en toda la ciudad, por esto; se había desatado un pequeño caos en cuanto a las obras que se tenían pendientes. Yo era el trabajador de una gran empresa constructora que viaja por todo el país, ¿Recuerdas haber trabajado conmigo? ¿No? Pues yo si tengo una memoria fotográfica, tanto que aun no se me olvida tu rostro mi querido compañero; le parecerá a usted demasiado sorprendente lo que le diré… O si, no se preocupe no será sobre eso; me refería en aquel día en que usted y yo hablábamos con nuestras respectivas mujeres sobre el futuro…Oh, disculpe usted; no me he presentado aun… ¡Je, je, je!, la mayoría de veces solo miro a las personas y ellas son las que me saludan; la verdad no soy muy bueno para iniciar conversaciones pero al verlo visto a usted caminar por estos lugares no pude evitarlo. Como le decía…Si, ahora si lo recuerda ¿Eh?... eso era lo que imaginaba, olvidar a ese tipo de mujeres es imposible; aquel día en que usted y yo planeábamos miles de cosas frente a nuestras amadas, era un día demasiado vivo y se respiraba en el aire tanto optimismo que se percibía que cada hombre era capaz de hacer lo imposible.

Si…Laura era una excelente mujer, ¿Qué por que la deje?; después de…Oh! Es verdad, disculpe usted no quería ofenderlo, bueno pues si a causa de esos lamentables hechos terminamos pues ella temía que yo le hiciera lo mismo; pero usted sabrá perfectamente que ella no entendía mis fines. Si, ese proyecto era demasiado ambicioso; y había demasiado dinero de por medio, pero la verdad no me gustaría recordar aquellas épocas en las que mi situación financiera era buena; ahora solo me la paso aquí todo el día hablando con los conocidos que veo pasar. ¿Y usted que me cuenta?, Oh! No pensé que fuera capaz de ocupar tan alto rango; vaya, pues muy bien por usted, me alegro mucho querido amigo, si alguna ves se le escapa alguna moneda de su paga podría pasar por estos lugares y darme un poco de pan, ¡Je, je, je! Es solo una pequeña broma; no tiene porque alterarse.

Sabe usted amigo, esta ciudad ha cambiado demasiado; ahora al lado de nosotros se encuentra una de las vías principales de la ciudad, si lo se; nos enorgullece demasiado a los dos que algo tan importante sea parte de nuestra obra maestra, lastima que haya sido la ultima. Pero; aquí el aire es pesado casi todas las noches, amigo; todo es por culpa de ese reformatorio que se encuentra ahí delante, hace unos días pude sentir como una persona estaba siendo violada y como el desgraciado victimario se satisfacía con su dolor; Oh! Si mi querido amigo, si usted lo desea podría enseñarle unas cuantas lecciones de horror; solo su imagen loable podría causar tanta impresión en las personas, la verdad es que yo no me sorprendo de usted por el tiempo en que lo conozco. Si, después de haber ocurrido ese caso de la violación un niño paso frente a mí, me miro como si estuviera vacio por dentro; al principio creí que solo era tristeza por lo que había escuchado, pero poco a poco esa persona se hizo parte del ambiente de la calle 58. Si compañero, es triste que esta calle después de tan prodigiosa inauguración estuviera acompaña de tales actos tan desagradables que hicieron a la final que se convirtiera en un lugar desierto, recuerda usted que todo comenzó con todas esas ratas que se venían a este lugar a enamorarse de las cosas de los demás; al comienzo eran personas que por lo menos solo se conformaban con quitarle los objetos, pero seguidamente empezaron a agredirlos si no cumplían con sus amenazas, fue entonces cuando ocurrió; usted vivía en esos apartamentos. Lo siento amigo, pero cada ves que lo veo no me puedo sacar de la cabeza la manera en que usted fue maltratado esa noche, todo fue por una simple billetera que contenía el pago de esta obre conocida como la calle 58; usted y yo caminábamos para celebrar, llevábamos mas de un mes celebrando todos los fines de semana; pero nuestro dinero era tanto que no se nos agotaba y aun nos quedaba mucho mas por gastar, éramos ricos.

Se aproximaron 5 hombres con sus rostros distorsionados por unas mayas y con armas blancas en mano lo único que hicieron fue agredirle a usted y sacarle la billetera del bolsillo, recuerdo la manera en que usted agonizaba en el suelo; era algo tan placentero para mi, verlo en tal estado, mis intenciones nunca fueron llevar algo contra usted; pero aquel día todo ese desprecio que sentía se desato y mientras usted me pedía ayuda de una manera desesperada yo podía regocijarme y descansar con sus espasmos corporales, esperar el momento en que su dolor llegara al limite para poderme dar el lujo de darle el golpe final; eso era lo que yo quería, pero tenia usted que morirse antes de haberle dado el golpe final. NO! Cállese, su maldita existencia lo único que hace es traerme malos recuerdos a la mente; la manera en que usted se robo a mi novia y consiguió sacarme del proyecto, luego tuvo el descaro mas grande de invitarme a su fiesta de bodas, ¿A quien engaño diciendo que éramos buenos amigos? Para mi solo puedo tener reservado odio ante una persona tan denigrante como usted; no merece usted ni la parte mas mínima de mi piedad, hubiese querido asesinarlo esa misma noche pero el destino le dio ese placer a alguien que solo deseaba su dinero y nada mas. Desde entonces recuerdo que con su cadáver en el hombre me dispuse a llevarlo a mi casa, camine por toda la calle 58 deseando que su esencia quedara impregnada en aquel lugar, luego después de haber traspasado las paredes de mi casa lo acosté peculiarmente en mi cama esperando a que terminara de desangrarse para poder beber de su elixir de vida; aunque las cosas no eran tan exquisitas por la frustración de mis planes, lo tenia a usted bajo mi poder, pero ya lo tenia muerto, después de haber planeado miles de casos de tortura en mi mesa; después de haber dedicado todas las horas de mis días pasados a la planeación de una venganza perfecta, pero que sorpresa mas grande me llevo cuando unos tipos necesitados y pobres se llevan su vida con unas simples puñaladas, y puede que me haya gustado haberle visto en el suelo sufriendo para que muriese mas de un millón de veces en pocos segundos, pero seria mas satisfacción si le hubiera aplicado una muerte como ahogarse en gasolina mientras le prendo fuego, se hubiera incinerado y quedado sin aire al mismo tiempo; también quería desgarrarle sus extremidades con cadenas de plata, luego hacerle comer cada una de ellas pero un una ligera cantidad de veneno para que convulsionara lentamente frente a mi. Ahora solo lo tengo en mi casa, no puedo hacer nada mas que descuartizarlo y comerme sus restos pues no queda ninguna otra opción; también me hubiera gustado arrancarle su corazón, existió una cultura indígena que hacia ese tipo de cosas a mano y se decía que era una muerte tan brutal que después de haberle arrancado el corazón la victima podía verlo con sus propios ojos durante unos 5 segundos, hubiera sido tan placentero que en menos de 5 segundo yo le hubiera dado un mordisco a su válvula bombeadora de sangre, indignado estoy por no haber acabado con usted.

Oh! Ahora ¿Qué pretende hacer?, si usted solo era un simple mojigato que se la pasaba conquistando mujeres; no he de olvidar la manera tan repugnante en que se llevo a mi novia, la engatuso solo porque quería sexo y solo por el mero hecho que ella lo sabia hacer demasiado bien resulto enamorándose de ella, yo la amaba por algo mas que una buena gimnasta del sexo; la amaba por su ser, pero usted maldito perro y ella, lo único que hicieron fue burlarse en mi cara; jamás lo olvidare. En estos mismos momentos me gustaría encontrar la manera de revivirlo para volverlo asesinar, haría infinitamente ese proceso; nunca me cansaría. Tampoco olvido la manera en que usted convenció a los jefes de la reducción de personal y me dejo sin trabajo, solo viví unos cuantos meses después con la liquidación que me dieron; pronto fui obligado a dormir en la calle y por eso termine aquí, la calle 58 yo la construí; por tanto nadie me puede negar que por lo menos un metro cuadrado de aquí es solo mío.

Si…ya me calme, disculpe usted por haberme alterado de esa manera; yo no deseaba incomodarlo…No! No tiene porque irse; espere un segundo, prometo que mañana seré mas discreto y hablaremos sobre nuestros problemas, esto no se queda así, o encuentro la manera de vengarme de usted o encuentro la manera de perdonarle.

En ese mismo instante el chico de la mirada vacía estaba sobre la calle 58, mirándome fijamente extrañado.

Que estará pensando aquel viejo, me decía a mi mismo; sus gritos me alteraron un poco, me hicieron venir a la mente todos esos recuerdos del reformatorio, pero esta vez no con motivos de violaciones sino de asesinatos.

Atormentado por la manera en la que el joven me miraba le dije:

-Jey!, acércate-.

-¿Si, que es lo que ocurre señor?-me contesto de una manera muy respetuosa.

-Sabes jovencito, esta es mi calle; y por tanto en este territorio esta mi privacidad, es lógico que como todas las personas usted sea tan metido como para preguntarse en su mente que es lo que habrá pasado con mi amigo, pero para su información no ha ocurrido nada-

-¿Con quien?- me miro de una manera perpleja.

-Mi amigo es esa persona que se acaba de ir, quizás usted le conozca-

-Señor, con todo respeto somos las únicas personas que hay en esta calle; dudo mucho que alguien aparte de mi pase por aquí a tan altas horas de la noche-

-Si yo lo se, pero el también es valiente como tu jovencito; además ya murió, no tiene porque temerle a la gente-

El joven me miro y sonrió de una manera demasiado peculiar, al parecer se sentía presionado por la presencia mía, es mas creo que siempre que lo he visto se siente tensionado por la gente; como si le pasara algo extraño.

-Oye, muchacho; ¿Por qué siempre tienes los hombros levantados como si tuvieras miedo?-

Hice mal en quebrantar el miedo, de nuevo cometí el error de decir algo que a la gente no le agradara; por tanto el joven me ignoro y siguió su camino.

Aquel viejo decrepito noto mi manera de ser ante las personas, mi nerviosismo y mi paranoia y ni siquiera se como se llama; quizás yo sea demasiado obvio o esa persona sea demasiado observadora. Iba caminando por la parte superior de la calle 58, donde se encontraba la parte trasera del colegio de las monjas y unas cuantas casas donde vivían unos muchachos que me miraban de manera singular. Levante la mirada en busca de la luna, y allí estaba como siempre; jugueteando como una niña inocente. Vaya que hermosa es admirar la luna mientras camino por este lugar desierto donde ninguna otra persona me puede sacar de mis ideas, solo tu y yo luna; en un mundo de fantasías donde las rosas sean igual de hermosas a los paisajes gigantescos de los altos acantilados. La verdad es que siempre me había fascinado la calle 58, por casi que total soledad y por la manera en que las pocas personas que veía no se preocupaban por mí; lo único que me perturbara siempre de la calle 58 es el reformatorio de niños que siempre que lo veo me trae malos recuerdos.

Otra persona que se me va, me decía a mi mismo; falta poco para que otra violación al pequeño niño se desate, que triste es sentarme aquí y tener que escuchar a esas personas y a cada uno de los fantasmas de esta calle, quienes aunque no murieron como mi amigo, encontraron su fin en el terrible accidente que ocurrió; pero no puedo flagelar, se que cada uno de ellos esta buscando mi lugar de esta calle porque saben que soy el mas privilegiado y el de mas alto rango de por aquí, así tenga a unos vecinos tan despiadados y un visitante casual que parezca un muerto que solo se la pasa pensando en amor y oscuridad, es fácil denotar la actitud obsesiva de aquel muchacho; el otro día no me quedo lugar a duda que tiene problemas de distracción y mas aun que con cada distracción que tiene suele vivirla demasiado al punto de llegar a imaginar cosas que alguien común no pensaría por miedo a sentirse asqueado de sus propias ideas; me da lastima de ver a personas con problemas mentales. Creo que mañana le contare eso a mi amigo, se que pasara por estos lugares; aunque me he percatado que nadie mas lo ha podido ver.

Decidí completar la ruta de la calle 58 dirigiéndome a sus lugares mas poblados que se encontraban dentro de mi barrio; era tan tarde pero aun así se podían ver algunas personas celebrando y tomando vino en cada una de las esquinas.

Mañana caminare por la calle 58, aquella ruta inexistente donde he visto un reformatorio abandonado, y un indigente rebuscando entre la basura las ruinas de su ayer.

Articulos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...