miércoles, 28 de diciembre de 2011

Orfanato-Algunas canciones.



Si hablamos de payasos, de juguetes, traumas de infancia e incluso de comedia podemos también hablar de Orfanato. Orfanato es una banda colombiana reciente con influencias en del deathrock y el post punk, salidos apenas del frenopático estos jovenes llegan dispuestos a deleitarnos con sus deliciosas canciones macabras y alguna que otra dedicada a lo satírico. Tienen pocas grabaciones, pero aún así con poco material me han sorprendido pues en sí se denota mucha identidad de la banda e influencias marcadas como Los parlítikos, The candy spooky teather, Marilyn manson, Los carníceros del norte y algunos grupos más llenos de aberrancia completa.

La misma banda se describe como: "una banda de musica teatral influenciada por el post-punk, deathrock, dark cabaret, horror punk, que relata en sus horripilantes sonidos y crudas liricas la desquiciada realidad de la sociedad ,y tratanto de acercarse al arte surrealista y expresionista muestra de una forma burlesca, teatral y grotesca los principales objetivos surreales: decadencia, obscenidad, diversion, instigacion politica y satiras a la sociedad."

Los invitamos a darle "Me gusta" a su página en facebook

http://www.facebook.com/pages/ORFANATO-BANDA/196268537063002

Aquí un video de la banda.



Tracklist:

1. Extasis de un payaso.
2. Excrementos de la muerte (acústico).
3. Retorcida realidad.
4. El alma de la lujuria.




Apoyemos la música underground colombiana y la de los demás países.

Relato del fantasma

Estaba yo en la iglesia, la misa de las 10 am más precisamente, cuando de repente un extraño abrió la puerta. El ritual ofrecido a nuestro Santo señor era privado entre los funcionarios de la iglesia, celebrabamos la gran caridad que habían tenido nuestros seguidores y el pago efectivo del diezmo a manos de más del 60% de la población católica.

-¿En dónde está el doctor? quiero ver cuáles son los métodos que está usando para la rehabilitación de los pacientes-

De inmediato, recuerdo que el sacerdote se paró de su silla con ademan de odio, algo extraño en una figura tan carismática pero tenía razón en su mirada, la misa ofrecida era sagrada como para que alguien irrumpiera en ella, alguien que no fuera parte de nuestro gremio.

-Señor, las atenciones a indigentes son más tarde por favor déjeme terminar con la santísima misa-

-NO!, no señor, ¿cuál misa ha de decirme usted? ¿cuál misa está siendo ofrecida a estos pobres niños, a estas madres desgraciadas? mírelos usted mismo, están llorando implorando piedad; para ellos dios no existe-

-¿Qué está loco o qué? ¿acaso no ve que aquí sólo hay unas sillas de madera y gente que lo mira con extrañeza?-

-Decidme, si no es acaso cierto, que yo seré mentiroso si he de equivocarme, que en este mismo lugar que tú has de llamar santo; murieron miles de niños y madres que se encontraban en un frenopático, ahora tú has de rezar encima de sus tumbas a manera de burla de tan semejante agravio, te burlas de la tragedia y también del llano, miserable sacerdote que tus oraciones tarde han llegado-

Quedé yo sorprendido al ver que en menos de un suspiro el alma que había dentro y a la mitad de la parroquia, desapareció repentinamente como si en realidad hubiese sido una visión colectiva. Nuestro padre nos miró a todos mientras sus cejas y rostro se deformaba, casi de él salen unas lagrimas pues imagino que estaba humillado ante esas palabras dichas; cuando mi sospecha iba a ser confirmada nos dirigió la voz y dijo.

-Señores, salid de aquí, me he dado cuenta que mis oraciones han llegado tarde...-

........

La historia comienza de esta manera. Nadie supo nunca el desprecio tan infinito que yo tenía a mi hermosa y mala madre, que sus lloriqueos ya me tenían más que traumado y a la misma vez admirado. Desde niño, desde que tan sólo era un pequeñajo ni siquiera con 10 9 u 8 años vivía torturado por una enorme bestía apócrifa para mí que maltrataba a mi madre todas las noches que tenía oportunidad, supuestamente aquella bestía debía llamarla como "papá" pero no era así, yo no me atrevía a dejar salir de mis labios alguna palabra que me relacionase sentimentalmente con tal señor, pues de sus puños y palabras salieron los demonios que siempre me atormentarían pese a que mis 11 años dejé de verle tan de seguido y luego se tornó él mismo alguien más sosegado. Si que yo os digo la verdad, que no miento que en las noches de invierto y otoño llegaba ella con sus ojos encharcados, eran agua para muchos para mí yo veía más que agua en esos ojos de cristal; veía la más pura sangre incluso más pura que la de jesucristo.

Me negarás, que es más sagrada la tristeza de una madre que la del propio dios...di lo que quieras, no me importa ya escucharos, he estado demasiado tiempo guardándome estas historias y no perderé mi tiempo en poneros algo de atención, sólo lee imbécil o deja de leerme y echadme al olvido. Las noches más siniestras y oscuras, se daban en rústicas camas aledañas donde solíamos dormir ella, mi hermano y yo, mi hermano que fue siempre para mí el ausente de sus locuras nunca tuvo voz dentro de lo que pasaba en las noches frías y ni quiso tenerla pues era yo o mejor dicho soy yo el encargado de consolarla cada vez que se pone triste. El acto comenzaba cuando el sol su enorme ojo vigilante ocultaba y parecíase que dios quítase toda protección de la faz de la tierra, en ese mismo instante en el que el reloj parecía detener sus segundos empezaban algunas de las disvariedades de esa mujer maltratada por una bestía implacable, empezaba primero a lanzar oraciones al aire como suplicando piedad a todos los dioses aunque sé que ella sólo creía en uno. Lanzaba padre nuestros, ave marías y luego de haberse cansado de decir quizás tanta porquería se echaba en su cama quejándose que no quería hacer nada más que extenderse allí y pasar la noche, hasta cuando pasaba eso yo era tranquilo ella solía de noche rezar y luego también echarse a dormir; las cosas tornabanse más oscuras cuando era ya de tarde hora en la que se supone todo el mundo debería estar durmiendo sin protestar y ella estaba en su lecho aledaño al mío, llorando y diciendo cosas inaudibles.

En ocasiones escuchaba como hablaba con su madre ya fallecida, otras veces como le rogaba a mi padre que hiciese lo que ella pedía, aquellos actos me tenían bastante preocupado, era quizás la simplesa más grande del mundo a comparación de otras locuras pero yo de niño a esa edad tal cosa no concebía. Para mí sus lamentos a la luna eran más que simples palabras, eran como caballeros del sonido que se arrastraban a la mitad de la noche usurpando mi sueño y tranquilidad, recuerdo tanto que en el techo de la casa donde entraba una leve luz cada vez que transitaba un vehículo en la calle y que yo aterrorisado esperaba ver entre ese pequeño lapso la cara derruída de mi madre adorada. Al día siguiente si nada se hacía al respecto se podía repetir de nuevo el ritual sólo que de día pareciese como si ella fuera de lo más normal, busqué muchas veces personas que me creyeran pero era tal la felicidad y naturalidad de ella en el día que sinceramente las personas que llegaron a escuchar de mi boca tales narraciones nunca se dejaron llevar por la veracidad de ellas, algunos me voltearon su cara, otros sus ojos pero ninguno de ellos podía creer en mis palabras. No la veían como yo deprimida, vuelta una mierda en las noches. Pero igualmente ninguna locura era perfecta, y había algo que denotaba rareza en su forma de actuar y es que de día mi madre era una distraída completa; abstraída del mundo sin ponerle cuidado a casi nadie el problema el único maldito problema es que nadie se daba cuenta de ello, todo el mundo pensaba que sus distracciones simplemente eran por mantener su cabeza pensando en otros asuntos. Y es que muchas veces la gente no se da cuenta que una distracción, un simple pensamiento es mucho más que eso, en sus ojos lagrimientos e hinchados se veía que esos pensamientos se convertían en realidades. Nubes que se deslizaban ante sus ojos y sobrevolaban la cabeza de las personas que veía, así siempre lo pensé yo.

Pasados los años me hice un poco indiferente a sus sentimientos, de cuando estaba en aquel estado y creí simplemente que todos aquellos actos eran nada más un llamado de atención que me hacía ella o el destino para que estuviese más con ella, mi hermano se fue de la casa y yo quedé solo con ella. Las cosas entonces comenzaron bien a pesar de haber tenido mi madre otra gran perdida aparte de la de su madre muerta, las cosas iban bien pero a la misma vez muy mal; ahora ya no era ella la que se enloquecía en las noches, no era ella abordada por espectros maléficos. Ahora era yo. Sí, yo, lector. Que en las noches escuchaba llorar a mi madre pero nunca lo hacía en verdad, la escuchaba decir disvariedades pero en la mañana ella decía que quien las decía era nadie más que yo; me preguntaba que por qué decía esas cosas. Cuál era mis motivos, mis razones para decirlas como si de su boca jamás se hubiera escupido alguna locura semejante a la mía, poco a poco comencé a enloquecerme pensando que ella me estaba jugando una mala pasada, pensando que ya estaba cansada de ser tratada como una mujer desquiciada y queríase que yo viviera lo mismo. A medida que pasaba el tiempo sus lloriqueos se hacían más y más fuertes, y encontrarle alguna especie de distracción en el día se tornaba mucho más imposible, todo se convertía en un grandísimo infierno nocturno para mí.

Todo el mundo vivía contento con el dormir pero para mí, érase una tortura completa, sabía que despertaría y que recordaría los hechos de la noche como algo veraz de lo que nadie en el mundo tendría siquiera evidencia, no se lo podía contar a nadie ahora si que menos; ya de todas formas la mayoría de personas dudaba de mi cordura y en ocasiones la solían poner a prueba esos desgraciados. Pensé entonces en una noche de otoño que lo mejor que podía hacer para mi bien y el bien de ella, que según mi perspectiva seguíase más mal que nunca, era asesinarla. Si, darle paz de una buena vez para que dejase de llorar en las noches y decir algunas incoherencias en el día, para que dejase de rezar el rosario cada vez que entraba el atardecer; eso era lo mejor que podía hacer para los dos. De seguro ella encontraría paz sin volver a ver nunca a esa bestía que tanto daño le hizo.

Pues si, una noche cualquiera mientras ella lloraba me posé enfrente de ella escondiendo a mis espaldas un cuchillo de cocina, me acosté junto a su espalda y la abracé lentamente rozando el arma blanca a su cuello; dejando entonces sentir como se regaba ese líquido que para mí era igual a sus lágrimas. Ya estaba acostumbrado a verla llorar, era como verla sangrar o en este caso sentirla, su llanto fue deteniéndose poco a poco hasta que dejó de escucharse, en la fría noche asesiné a mi madre y dormí con su cadáver diciéndole al oído todas las consolaciones que de niño le decía. Finalmente le dije que era lo mejor que yo podía haber hecho, en la noche mi vieja encontró su consuelo.

Al día siguiente me levanté e intenté recordar donde era aquella clínica donde atendían a madres y a niños, y me dirigí hacia ella. Cuando llegué al lugar fue como si ya hubiesen pasado más de mil años, pues allá había una iglesia muy diferente a lo que había cuando yo tenía 10 años, a pesar de haber pasado sólo 4 años; abrí fuertemente la puerta y encontré a un sacerdote oficiando la santa misa. Le pregunté sobre el frenopático que allí había y respóndiose tan feo que decidí darle final a este cuento desapareciéndome en la misma escena.

Ya era yo, un simple fantasma, después de la noche en que maté a mi madre y a mi alma.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Fosa común-Algunas canciones




Fosa común, un desconocido como casi todos los grupos publicados en este blog, de Gernika. Pero este grupo tiene una peculiaridad; cantaba en diferentes idiomas, uno es el idioma Español que en este diciéndolo así compilado tiene dos canciones y el otro idioma la verdad lo desconozco o quizás hasta ignoro. Bueno el caso es que ha sido buscado por muchas personas amantes del punk siniestro de las calles negras de España, esta es una banda muy significativa dentro de lo que cabe decir calles junto a la palabra negras, pues sus letras; dejando al lado la parte de las drogas se han convertido en tan sólo dos canciones en una mirada exageradamente pesimista hacia la vida y unas ganas de morir indescriptibles. Yo, como todo un coleccionista he disfrutado al máximo de este material que fue otorgado gracias a la persona responsable de subir el video a la web. Primero doy gracias a esa persona, segundo les digo que es mi deber compartirles este material underground y el suyo que no es tanto un deber sino más bien un gusto, será el disfrutarle.

Tracklist:

1. Por equivocación.
2. Desgraciado.
3. Zure txakurra izan nahi dut.
4. Bigarren kanposantua



Las canciones fueron extraídas del compilado gernika rock 91, compilado que desde ahora se le dará caza en blog al igual que la maqueta de la banda, que creo que no es esta la que publico. Aquí cuelgo un video de la persona que me facilitó el material. Gracias darkparanoid

domingo, 18 de diciembre de 2011

Familia Real-Destruye




Familia Real fue la propia estampa española de los Sex pistols, incluso en la actitud de su vocalista. Sus letras, hablaban como todo punk rock ochentero de inconformismo y autodestrucción, sólo tengo en mi poder este material de ellos y creo que grabaron más. Al igual que cadáveres aterciopelados fue una banda que influyó demasiado dentro de la nueva ola, participaron en varios programas y demás eventos, se pueden encontrar algunos directos de ellos por youtube. Son de Tenefire y luego de separarse se formó la banda Ataud vacante que luego será subida al blog. Bueno, regocíjense con este material abrupto de letras desesperadas.

Tracklist:

1. Destruye.
2. Quiero morir

Las terribles y la banda fantasma-Maqueta



Una desconocida banda de corta vida proveniente de Valencia-España. No se podría decir mucho sobre su historial únicamente se sabe que grabaron tres canciones, dos de ellas que vienen incluídas en esta maqueta, una que fue recopilada dentro de rock 86's. La banda en sí, en sus pocas canciones se denotan una hermosa admiración por la lujuria desenfrenada además de tener la propia característica maloniente de ese punk ruidoso ochentero. No se me ocurre que más decir ahí les va entonces el contenido y link de descarga.

Tracklist:

1. Cómeme.
2. Ganas de matarte (cuando no quieres follarme).



domingo, 11 de diciembre de 2011

Sombras en octubre

Yo le decía a mi niña de 5 años que aquella sombra que se deslizaba junto al coche cuando íbamos a alta velocidad eran los mismos demonios que intentaban perseguirnos, que las luces de nuestro vehículo terranl eran la muestra que existía un dios y que a las sombras mantenía alejadas pero no tan lo suficiente como para evitar las tentaciones.

-¿Lo ves querida? pues esos demonios de mal aguero persiguen nuestras almas cambiando de forma con respecto a los paisajes, se hacen largos cuando no hay paredes quienes detengan su maldad o reflejo- Dijo la madre.

-Osea que si algún día llegamos a perder las luces de nuestro carro, las sombras vendrán y se van a apoderar de nosotros-

-algo así-

Si, sonará extraño pero lo hacía con las intenciones de cultivar algo de esperanza en mi pequeña niña; enseñarle en un juego divertido lo del bien y del mal y hacerme corto el viaje, le decía entonces que las luces de nuestro coche jamás dejarían de iluminar nuestro paso a la media noche pues en este carro íbamos bendecidos y protegidos por las más brutales fuerzas de la luz. Bueno, señora, pero no entiendo entonces por qué a acudido a este lugar a contarme tales rarezas de historias; me parece algo curioso pero normal lo que usted me cuenta después de todo es el deber de usted la madre jugar con su pequeña y enseñarle, no entiendo entonces cuál es el motivo de su visita. El motivo de mi visita, señor, es que no pude ver lo letal que podría ser un juego de infantes, es por eso que he venido a este lugar a que usted escuche los más temibles acontecimientos que se fueron dando luego que una noche de octubre me ocurriese empezar el juego de las sombras y las luces. La historia que le contaré puede que le parezca por más excéntrica la verdad más aberrante que puede haber escondida dentro de la pureza de los niños:

La noche luego de haberle planteado el juego, noté que ella siguió mirando hacia las sombras ni siquiera estando en el coche, era tanta su admiración por ellas o quizás tanto su miedo y terror que me tocó de nuevo replantearle el juego diciéndole que a pesar de bajarnos del vehículo las sombras nos perseguirían, era por eso que los humanos contábamos entonces con las luces de los postes y en las casas y que a la final cuando estábamos tan agotados teníamos luces interiores proyectadas hacia nuestras mentes que permitían que nuestros cuerpos descansasen sin alguna necesidad de luz. Sabe usted, que en la noche yo no tengo inconveniente alguno de dejar las luces encendidas para poder dormir, pero todo esto de la crisis natural me preocupa y fue entonces que me vi en la situación de inventar aquello de las luces interiores, fu-e-e.. yo...

La señora comenzó lentamente a palidecer y de sus ojos brotaron lagrimas saladas que dieron rápidamente contra el suelo, el riachuelo de llanto se hizo constante y fue entonces que su acompañante tuvo que intervenir. Ya señora, cálmese debe de usted conservar la mesura, cualquier cosa que tenga por decirme la entenderé es mi trabajo.

Muy bien, pues por eso estoy aquí; y espero que usted pueda desatarme este nudo que tengo en la garganta. No señora en la garganta no, en el cerebro querrá decir, yo no trabajo con gargantas, dijo el señor con ademan de broma. Muy bien, continuaré mi historia:

La niña entonces desarrolló cierta obsesión con el bien y el mal, en los días admiraba el sol cuan brillante estuviera jugando entonces con gafas oscuras a mirarlo y asegurarse que podía relucir pese a la negrura de los lentes, pensando también que los lentes estarían impregnados de la maldad de la noche; en las noches jugaba a buscar su luz interior diciéndome que ella quería ver cuanta intensidad tenía su alma para saber si acaso podía ser tan brillante como el sol. Ignorante fui al no dedicarme tanto tiempo a ella, la dejaba sola con sus juegos hasta que los maestros me invadieron con sus llamadas a la casa, "La niña está muy mal, dice a todos sobre la importancia del negro y el blanco y maldice a aquellos que son negros, bendice los blancos, es todo un caos tenerla aquí los otros niños comienzan a creerle y a discrimir a los pobres crios de color, si usted es una mujer racial no tiene por qué inculcarle esos valores a su niña" yo siempre estuve muy extrañada porque nunca le había dicho que los negros eran demonios ni espectros de la noche, simplemente un juego, fue un juego en una noche de octubre. Tuve entonces que hablar con ella, le dije que los humanos estábamos excentos a todo aquello y decidí por llevarla a la iglesia conmigo; hablábamos con los sacerdotes para que le comentaran sobre la prudencia ante la gente con las intenciones de disminuir un poco sus obsesiones con el bien y el mal. De repente todo cambió y mi hija dejó de demostrar aquellos sintomas que tanto me dejaban pensativa, tranquila me fui a trabajar con mis adentros sosegados y la envié de nuevo a su escuela, había interrumpido su educación, ya sabe usted no soy tampoco una mujer muy fuerte y todas esas ofensas de que yo era la culpable de sus problemas raciales me ofendían.

Muy bien, prosiga, prosiga. Se levantó el señor de su silla y fue a por un vaso de agua, luego de sentarse la miró fijamente a sus ojos, había algo en ella que le llamaba la atención; quizás se podría decir que era su historia mal narrada.

Bueno, pasaron más o menos unos tres meses hasta que me di cuenta que debajo de su almohada escondía escritos un tanto excéntricos; estaban todos arrugados y algunos tenían un rojo tan profundo que parecía más bien sangre seca, abrí uno de ellos y esto fue lo que encon-tré. La mujer echó a llorar de nuevo y de su bolso extrajo una hoja de papel claramente manchada con sangre, mas la señora se negaba a creer que era algo relacionado con una muerte, las letras del mismo escrito desmentían la inocencia de su madre. Tomo entonces el señor la hoja y con los ojos sobre los renglones leyó mentalmente

"Hoy iba por la calle, y me encontré a uno de ellos. Era tan negro como el carbón, tanto que ni el sol podía brillar dentro de su piel. No pude detenerme a pensar tan sólo un segundo en lo valioso que era una persona, era más o menos como de mi edad quizás un poco menos porque era más pequeño que yo; sus ojos estaban desviados y su pelo encrespado como si hubiera estado achicharrado por las llamas puras del infierno. Supe lo que tenía que hacer, esas sombras no podían dañar la luz del sol, esas sombras no podía esconderse de mi ley justiciera; tomé esta pluma con la que yo escribo y acabé con aquella sombra...he aquí en esta pluma y manchada en esta carta otro color maldito que he encontrado, el rojo. Ya son dos colores más..."

Sorprendido, anonadado, atónito, no creo que exista una palabra para describir la cara de nuestro personaje, quedo entonces petrificado mirando a la mujer que yacía llorando buscando entre todos sus pensamientos alguna especie de consuelo, alguna manera de mostrarle a su paciente la verdad de su hija y el pronto tratamiento al que debería ser sometida. No encontró entonces en todos sus años de experiencia algo de le ayudara, sin más que decir dijo; prosiga...se-ño-ra.

¿Qué más quiere que yo le diga señor? es por esto que he venido a buscarle, me da miedo pensar que aquel rojo sea sangre aunque sinceramente dentro de mis pesadillas no puedo encontrar alguna otra respuesta a sus afirmaciones, yo la he traído aquí conmigo señor; la he traído conmigo para que usted mismo la vea y le hable sobre la oscuridad y el bien, para que le enseñe lo que los sacerdotes no pudieron meterle en la cabeza, utilice usted las técnicas más efectivas, hipnosis, no me importa, algo tiene que hacer.

El hombre tragando saliva, dijo...bueno señora, mi tema no son los niños pero hágala pasar a mi consultorio, yo veré que puedo hacer.

La mujer sacó de su bolso un enorme cuchillo y se lo clavo en medio de sus no muy pequeños bustos, se lo clavó tan fuertemente que se escuchó incluso cuando una de sus costillas sedió ante la fuerza del impacto, llenose todos sus senos de la más fina y deliciosa sangre, purificase la habitación de la pronta muerte de un ser humano, hundiéndose el cuchillo habló y balbuseo.

-Quiere hablar contigo querida, quieren hablar contigo querida-

La navaja siguió su rumbo hasta llegar a su vagina, ya cuando la carretera había sido marcada se pudo observar que dentro de su estómago se encontraba el feto de una pequeña niña. El pobre señor tuvo que ser su propio paciente, hizo el dictamen que este mismo no podía seguir en su labor, firmo los papeles y se mandó directo a un frenopático.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Glorious Din - Leading Stolen Horses

Para encontrar a un buen grupo que sonara a lo "Joy Division" habría que hablar de esta banda. Ellos son de Los Ángeles y este LP data de 1985.
Se trata de una banda muy "desconocida" por así decirlo, pero que logra llevar su música a terrenos lo sufucientemente apartados para no estar hablando de un grupo "tributo".
Es en este LP donde se puede apreciar más la influencia de la mítica banda de Manchester, e incluso de otras bandas como Siglo XX; es oscuro y con una onda milimalista, monótono tal vez, pero eso si, una gran obra.



1. Tenement Roofs
2. Pallet of the Floor
3. Arrival
4. Cello Tape
5. Sixth Pillar
6. Leading Stolen Horses
7. Water from the Temple
8. Insects

Articulos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...